Viscosidades. . .

Mis dosis de cinismo se han salido del tarro, que ganas de vomitar verde y escupir en la hierba... No tengo el temperamento disponible en este momento, y no lo estará cuando lo intente de nuevo más tarde. No tengo ganas de blandir la paciencia y darle su ración de tranquilidad. No hay por qué darse de bruces contra el cristal si puedes palparlo antes, que siempre es la misma historia. Que si mi puedo no puede todo lo que quisiera, que si mi quisiera quiere poder pero el puedo no puede. No vale. Las reglas de este juego han venido siendo las que el aire trae y la ventana está cerrada. Enciérrate conmigo sin normas. Juega, a ver si sabes.

No hay comentarios: